Búsqueda de Dios

Dice el Señor: "¿Quién es el hombre que quiere la vida y desea gozar días felices?" Si tú, al oírlo, respondieres: "Yo"… (Regla de San Benito, Prólogo)

Aquella que es llamada a la vida monástica escucha en su interior estas palabras y descubre que ese deseo de felicidad que anida en su alma sólo Dios lo puede saciar. Para San Benito “buscar a Dios” es todo un programa, es la aventura a la que el Señor invita a quien emprende la vida monástica.

Entrada al interior del Monasterio de Santa Escolástica
La vida monástica es para quien «nada tiene más querido que Cristo» (RB 5,2).

nextbuttonb

«¿Qué cosa más dulce para nosotros, hermanos carísimos, que esta voz del Señor que nos invita?» (RB Prólogo, 19)

shadow