Primera Charla

Cuando el monje haya subido estos grados de humildad, llegará pronto a aquel amor de Dios que «siendo perfecto excluye todo temor» (1 Jn 4,18),  en virtud del cual lo que antes observaba no sin temor, empezará a cumplirlo como naturalmente, como por costumbre,  y no ya por temor del infierno sino por amor a Cristo, por el mismo hábito bueno y por el atractivo de las virtudes.  Todo lo cual el Señor se dignará manifestar por el Espíritu Santo en su obrero, cuando ya esté limpio de vicios y pecados.

  • Audio de la Conferencia
      Charla Oblatos 29 abril 2017
  • Textos leídos durante la Conferencia:

Botón para descargar textos como word

EL MISTERIO PASCUAL Y EL CAPÍTULO DE LA HUMILDAD DE LA REGLA (C. 7)

 

1 Clama, hermanos, la divina Escritura diciéndonos: «Todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado» (Lc 14,11). … 5 Por eso, hermanos, si queremos alcanzar la cumbre de la más alta humildad, si queremos llegar rápidamente a aquella exaltación celestial a la que se sube por la humildad de la vida presente, 6 tenemos que levantar con nuestros actos ascendentes la escala que se le apareció en sueños a Jacob, en la cual veía ángeles que subían y bajaban. 7 Sin duda alguna, aquel bajar y subir no significa otra cosa sino que por la exaltación se baja y por la humildad se sube.

10 Así, pues, «el primer grado de humildad» consiste en que uno tenga siempre delante de los ojos el temor de Dios, y nunca lo olvide. …13 Piense el hombre que Dios lo mira siempre desde el cielo, y que en todo lugar, la mirada de la divinidad ve sus obras, y que a toda hora los ángeles se las anuncian. 14 Esto es lo que nos muestra el Profeta cuando declara que Dios está siempre presente a nuestros pensamientos diciendo: «Dios escudriña los corazones y los riñones» (Sal 7,10). 15 Y también: «El Señor conoce los pensamientos de los hombres» (Sal 93,11), 16 y dice de nuevo: «Conociste de lejos mis pensamientos» (Sal 138,3). 17 Y: «El pensamiento del hombre te será manifiesto» (Sal 75,11). 18 Y para que el hermano virtuoso esté en guardia contra sus pensamientos perversos, diga siempre en su corazón: «Solamente seré puro en tu presencia si me mantuviere alerta contra mi iniquidad» (Sal 17,24)… 26 Luego, si «los ojos del Señor vigilan a buenos y malos» (Pr 15,3), 27 y «el Señor mira siempre desde el cielo a los hijos de los hombres, para ver si hay alguno inteligente y que busque a Dios» (Sal 13,2), 28 y si los ángeles que nos están asignados, anuncian día y noche nuestras obras al Señor, 29 hay que estar atentos, hermanos, en todo tiempo, como dice el Profeta en el salmo, no sea que Dios nos mire en algún momento y vea que nos hemos inclinado al mal y nos hemos hecho inútiles, 30 y perdonándonos en esta vida, porque es piadoso y espera que nos convirtamos, nos diga en la vida futura: «Esto hiciste y callé» (Sal 49,21).

31 «El segundo grado de humildad» consiste en que uno no ame su propia voluntad, ni se complazca en hacer sus gustos, 32 sino que imite con hechos al Señor que dice: «No vine a hacer mi voluntad sino la de Aquel que me envió» (Jn 6,38). 33 Dice también la Escritura: «La voluntad tiene su pena, y la necesidad engendra la corona.»

34 «El tercer grado de humildad» consiste en que uno, por amor de Dios, se someta al superior en cualquier obediencia, imitando al Señor de quien dice el Apóstol: «Se hizo obediente hasta la muerte» (Flp 2,8).

35 El «cuarto grado de humildad» consiste en que, en la misma obediencia, así se impongan cosas duras y molestas o se reciba cualquier injuria, uno se abrace con la paciencia y calle en su interior, 36 y soportándolo todo, no se canse ni desista, pues dice la Escritura: «El que perseverare hasta el fin se salvará» (Mt 10,22), 37 y también: «Confórtese tu corazón y soporta al Señor» (Sal 26,10). 38 Y para mostrar que el fiel debe sufrir por el Señor todas las cosas, aun las más adversas, dice en la persona de los que sufren: «Por ti soportamos la muerte cada día; nos consideran como ovejas de matadero» (Rm 8,36). 39 Pero seguros de la recompensa divina que esperan, prosiguen gozosos diciendo: «Pero en todo esto triunfamos por Aquel que nos amó» (Rm 8,37). 44 «El quinto grado de humildad» consiste en que uno no le oculte a su abad todos los malos pensamientos que llegan a su corazón y las malas acciones cometidas en secreto, sino que los confiese humildemente. 45 La Escritura nos exhorta a hacer esto diciendo: «Revela al Señor tu camino y espera en Él» (Sal 36,5). 46 Y también dice: «Confiesen al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia» (Sal 105,1). 47 Y otra vez el Profeta: «Te manifesté mi delito y no oculté mi injusticia. 48 Dije: confesaré mis culpas al Señor contra mí mismo, y Tú perdonaste la impiedad de mi corazón» (Sal 31,5).

49 «El sexto grado de humildad» consiste en que el monje esté contento con todo lo que es vil y despreciable, y que juzgándose obrero malo e indigno para todo lo que se le mande, 50 se diga a sí mismo con el Profeta: «Fui reducido a la nada y nada supe; yo era como un jumento en tu presencia, pero siempre estaré contigo» (Sal 72,22s).

51 «El séptimo grado de humildad» consiste en que uno no sólo diga con la lengua que es el inferior y el más vil de todos, sino que también lo crea con el más profundo sentimiento del corazón, 52 humillándose y diciendo con el Profeta: «Soy un gusano y no un hombre, oprobio de los hombres y desecho de la plebe (Sal 21,7). 53 He sido ensalzado y luego humillado y confundido» (Sal 87,16). 54 Y también: «Es bueno para mí que me hayas humillado, para que aprenda tus mandamientos» (Sal 118,71).

62 «El duodécimo grado de humildad» consiste en que el monje no sólo tenga humildad en su corazón, sino que la demuestre siempre a cuantos lo vean aun con su propio cuerpo, 63 es decir, que en la Obra de Dios, en el oratorio, en el monasterio, en el huerto, en el camino, en el campo, o en cualquier lugar, ya esté sentado o andando o parado, esté siempre con la cabeza inclinada y la mirada fija en tierra, 64 y creyéndose en todo momento reo por sus pecados, se vea ya en el tremendo juicio. 65 Y diga siempre en su corazón lo que decía aquel publicano del Evangelio con los ojos fijos en la tierra: «Señor, no soy digno yo, pecador, de levantar mis ojos al cielo» (cf. Lc 18,13). 66 Y también con el Profeta: «He sido profundamente encorvado y humillado» (Sal 37,7ss y 118,107).

67 Cuando el monje haya subido estos grados de humildad, llegará pronto a aquel amor de Dios que «siendo perfecto excluye todo temor» (1 Jn 4,18), 68 en virtud del cual lo que antes observaba no sin temor, empezará a cumplirlo como naturalmente, como por costumbre, 69 y no ya por temor del infierno sino por amor a Cristo, por el mismo hábito bueno y por el atractivo de las virtudes. 70 Todo lo cual el Señor se dignará manifestar por el Espíritu Santo en su obrero, cuando ya esté limpio de vicios y pecados.

 

Share the Post