Pinceladas Litúrgicas

La oración post-comunión, al igual que la oración colecta y la oración sobre las ofrendas, se dirigen al Padre, por mediación de Cristo. La oración post-comunión, que pensaríamos que sería de acción de gracias, es, sin embargo de petición. Pedimos al Padre que la comunión dé frutos en nuestra vida. … Leer más

Después de que todos recibieron la comunión y terminó el canto, sigue un momento de oración en silencio. Este silencio es semejante al que siguió a la lectura de la Palabra de Dios: en aquel momento, después de que Dios ha hablado, el hombre responde con el silencio; quiere como … Leer más

“Terminada la distribución de la Comunión, antes de cualquier otro detalle, el sacerdote bebe íntegramente él mismo, en el altar, el vino consagrado que quizás haya quedado; pero las hostias consagradas que quedaron, o las consume en el altar o las lleva al lugar destinado para conservar la Eucaristía.

El sacerdote … Leer más

En los primeros siglos de la Iglesia, la comunión se recibía de pie, tanto en Oriente como en Occidente. Desde el siglo XI, se fue difundiendo en Occidente la costumbre de comulgar de rodillas como signo de adoración al Señor y para facilitar al ministro la colocación de la hostia … Leer más

Esta acción sencilla de la procesión y del canto confirman las palabras y gestos anteriores. Habíamos llevado en procesión el pan y el vino para ser consagrados. Ahora, transformados en el Cuerpo y la Sangre de Cristo venimos, no a darlos, sino a recibirlos. Y lo hacemos de manos del … Leer más

Existieron, a lo largo de los tiempos, diferentes modos de invitar a participar de la Eucaristía. A veces, se invitaba haciendo hincapié en la necesidad de purificación interior. Con ese fin, se introdujo en el siglo XII, el “Yo confieso”, que permaneció hasta la simplificación de las rúbricas de 1960. … Leer más

El sacerdote echa en el cáliz un pequeño trozo de la hostia o de las hostias que ha fraccionado. Este gesto tiene varios simbolismos. Tal vez el más antiguo y el más importante es este: significaba la unión de la misa presente con la misa anterior, mezclando en la sangre … Leer más

El rito de la fracción del pan lo acompañamos con un canto: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz. … Leer más

 

El rito de la fracción del pan está constituido por tres partes: la fracción propiamente dicha, el canto del Cordero y la mezcla o inmixtión.

Uno de los nombres más antiguos con el que los cristianos llamaban a la Misa era: la “Fracción del pan”. Este término ya se encuentra en … Leer más

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: “La paz les dejo, mi paz les doy”, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y conforme a tu palabra concédele la paz y la unidad.

Hasta este momento el sacerdote se dirigía a Dios Padre, ahora se dirige … Leer más

Este saludo se daba, primitivamente, después de la oración de los fieles, antes del ofertorio, tal como dice Jesús en el Evangelio: “Si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte … Leer más

COMO FRUTO DE LA COMUNIÓN PEDIMOS LA LIBERACIÓN DEL MAL Y EL DON DE LA PAZ.
El embolismo (que significa “desarrollo”) explicita la última parte del Padrenuestro y dice así:
Líbranos, de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados … Leer más

“Aquí nos instruye claramente el Señor sobre nuestra miseria y reprime nuestra hinchazón, enseñándonos que si no hemos de rehuir los combates, tampoco hemos de saltar espontáneamente a la arena. De este modo, en efecto, nuestra victoria será más brillante, y la derrota del diablo más vergonzosa. Arrastrados a la … Leer más

“No hay mandamiento que el Señor recuerde tan frecuentemente como este, diciendo así: Si perdonareis vosotros a los hombres sus pecados, también a vosotros os perdonará vuestro Padre, que está en los cielos.

Así, pues, en nuestras manos está el principio y de nosotros depende nuestro propio juicio. Para que nadie, … Leer más

“Luego, como sea un hecho que, aun después del Bautismo, pecamos, nos da también aquí el Señor una gran prueba de su amor, mandándonos que vayamos a pedir perdón de nuestros pecados al Dios misericordioso y le digamos así: Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. ¡Mirad … Leer más

“¿Qué quiere decir: El pan de cada día? El que basta para un día. Había dicho el Señor: Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra; pero no se olvida de que habla con hombres vestidos de carne y sometidos a la necesidad de la naturaleza … Leer más

“Notad la más cabal ilación en las palabras del Señor. Nos ha mandado que deseemos los bienes por venir y que apresuremos el paso en nuestro viaje hacia el cielo; mas en tanto que el viaje no termina, aun viviendo en la tierra, quiere que nos esforcemos por llevar vida … Leer más

“ También esta es palabra de hijo bien nacido, que no se apega a lo visible ni tiene por cosa grande nada de lo presente, sino que se apresura por llegar a su Padre y anhela los bienes venideros. Todo lo cual sólo puede venir de una buena conciencia y … Leer más

“Petición digna de quien ha llamado a Dios Padre: no pedir nada antes que la gloria de Dios, tenerlo todo por secundario en parangón con su alabanza. Porque “santificado sea” vale tanto como “glorificado sea”. Cierto que Dios tiene su propia gloria cumplida y que además permanece para siempre. Sin … Leer más

“Al decir “que estás en el cielo” no es para encerrar a Dios en el cielo, sino para elevar de la tierra a quien ora, instalarlo en aquellos elevados parajes y enseñarle los tratos de allá arriba.

Una vez, que nos ha recordado el Señor esta nobleza, y el don que … Leer más

“No dice: Padre mío, que estás en los cielos, sino: Padre nuestro: con lo que extiende las súplicas a todo el cuerpo de la Iglesia y nos manda no poner la mira en nuestro propio interés, sino en el de nuestro prójimo. Con este solo golpe, mata el Señor el … Leer más

El Padrenuestro, como oración que prepara para la Comunión ya se recitaba en el siglo IV, tanto en Oriente como en Occidente. Quizá incluso ya se decía antes, pero no hay testimonios. La oración está precedida por una de las moniciones que propone el Misal.

¿Por qué siempre se consideró el … Leer más

Por Cristo, con Él y en Él, a ti Dios Padre omnipotente en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. Amén.
 

Todas las Plegarias Eucarísticas, concluyen con una doxología que resume la alabanza y acción de gracias de toda … Leer más

Por Cristo, nuestro Señor, por quien sigues creando todos los bienes, los santificas, los llenas de vida, los bendices y los repartes entre nosotros.
 

En los primeros siglos cristianos y en algunos lugares hasta el siglo XVIII se bendecían en este lugar los frutos de la tierra. Se deseaba … Leer más

Acuérdate también, Señor, de tus hijos N y N, que nos han precedido con el signo de la fe y duermen ya el sueño de la paz. A ellos, Señor, y a cuantos descansan en Cristo, concédeles el lugar del consuelo, de la luz y de la paz. … Leer más

Te pedimos humildemente, Dios todopoderoso, que esta ofrenda sea llevada a tu presencia, hasta el altar del cielo, por manos de tu Ángel, para que cuantos recibimos el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, al participar aquí de este altar, seamos colmados de gracia y bendición.
El libro … Leer más

Mira con ojos de bondad esta ofrenda y acéptala, como aceptaste los dones del justo Abel, el sacrificio de Abraham, nuestro padre en el fe y la oblación pura de tu sumo Sacerdote Melquisedec.
 

Le pedimos al Padre que mire y reciba con benevolencia esta ofrenda, así como aceptó … Leer más

Te ofrecemos Dios de gloria y majestad, de los mismos bienes que nos has dado el sacrificio puro, inmaculado y santo: pan de vida eterna y cáliz de eterna salvación.
 

Es lógico, también, que una vez que se hayan realizado y expresado estos sublimes recuerdos, la Iglesia ofrezca … Leer más

Por eso, Padre, nosotros tus servidores, y todo tu pueblo santo, al celebrar este memorial de la muerte gloriosa de Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, de su santa resurrección del lugar de los muertos y de su admirable ascensión a los cielos…
Es lógico que al estar Cristo … Leer más

Estas palabras tan adecuadas –¡porque verdaderamente la Eucaristía sólo se puede comprender gracias a la fe!- las pronuncia el sacerdote después de la consagración. Él proclama con admiración la fe de la Iglesia en el Señor resucitado, realmente presente bajo las especies del pan y del vino, transformados por la … Leer más