Solemnidad de Jesucristo, Rey del universo. Ciclo B

Botón para descargar textos como wordCristo-Giotto

¿En qué consiste el «poder» de Jesucristo Rey?
ES EL PODER DEL AMOR, que sabe sacar el bien del mal,
ablandar un corazón endurecido,

llevar la paz al conflicto más violento,
encender la esperanza en la oscuridad más densa.

BENEDICTO XVI – 22 de noviembre de 2009

Oración Colecta: Dios todopoderoso y eterno, que quisiste restaurar todas las cosas por tu amado Hijo, Rey del universo, te pedimos que la creación entera, liberada de la esclavitud del pecado, te sirva y te alabe eternamente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

De la profecía de Daniel 7,13-14
Yo estaba mirando, en las visiones nocturnas, y vi que venía sobre las nubes del cielo como un Hijo de hombre; Él avanzó hacia el Anciano y lo hicieron acercar hasta Él. Y le fue dado el dominio, la gloria y el reino, y lo sirvieron todos los pueblos, naciones y lenguas. Su dominio es un dominio eterno que no pasará, y su reino no será destruido.

Salmo responsorial:     Sal 92,1-2.5
R/ El Señor reina, vestido de majestad.

El Señor reina, vestido de majestad, el Señor, vestido y ceñido de
poder. R/
Así está firme el orbe y no vacila. Tu trono está firme desde siempre, y tú eres eterno. R/
Tus mandatos son fieles y seguros, la santidad es el adorno de tu casa, Señor, por días sin término. R/

Del libro del Apocalipsis 1,5-8

Jesucristo, el Testigo fiel, el Primero que resucitó de entre los muertos, el Rey de los reyes de la tierra. El nos ama y nos purificó de nuestros pecados, por medio de su sangre, e hizo de nosotros un Reino sacerdotal para Dios, su Padre. ¡A Él sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos! Amén. Él vendrá entre las nubes y todos lo verán, aún aquellos que lo habían traspasado. Por Él se golpearán el pecho todas las razas de la tierra. Sí, así será. Amén. Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, el que es, el que era y el que viene, el Todopoderoso.

Evangelio según san Juan 18,33b-37

Pilato llamó a Jesús y le preguntó: “¿Eres Tú el rey de los judíos?”. Jesús le respondió: “¿Dices esto por ti mismo u otros te lo han dicho de mí?”. Pilato explicó: “¿Acaso yo soy judío? Tus compatriotas y los sumos sacerdotes te han puesto en mis manos. ¿Qué es lo que has hecho?”. Jesús respondió: “Mi realeza no es de este mundo. Si mi realeza fuera de este mundo, los que están a mi servicio habrían combatido para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi realeza no es de aquí”. Pilato le dijo: “¿Entonces tú eres rey?”. Jesús respondió: “Tú lo dices: yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz”.

El evangelio de Cristo
es anuncio de esperanza,
reconciliación, comunión;
anuncio de la cercanía de Dios,
de su misericordia, de su salvación;
anuncio de que el poder del amor de Dios
es capaz de vencer las tinieblas del mal
y conducir hacia el camino del bien.
El hombre de nuestro tiempo necesita
una luz fuerte que ilumine su camino
y que sólo el encuentro
con Cristo puede darle.
 Traigamos a este mundo,
a través de nuestro testimonio,
con amor, la esperanza
que se nos da por la fe.

FRANCISCO – 19 de mayo de 2013

Cristo-Giotto-detalleA ti, oh Cristo, príncipe de los siglos, rey de los pueblos, te confesamos también dueño soberano de nuestros corazones. Mientras los santos no cesan de celebrarte con himnos, y las potestades te veneran con reverencia, nosotros, llenos de entusiasmo, te aclamamos como rey supremo del universo. Oh Cristo, príncipe de la paz, somete a las almas rebeldes y con tu amor reúne a los extraviados en un solo redil. Esta es la causa por la que, con los brazos abiertos, quedaste suspendido en aquel madero, mostrando tu corazón, atravesado por la lanza, inflamado en fuego. Esta es la causa por la que, escondido en el altar, bajo las especies de pan y de vino, derramas sobre tus hijos la salvación que mana de tu costado traspasado. Gloria a ti, Jesús, que con el Padre y el Espíritu divino, guías al mundo con amor por los siglos de los siglos. Amén.
Jesucristo Rey Universal – Himno de Vísperas

Share the Post