Corpus Christi, Ciclo C

Botón para descargar textos como word

 

jesusLa Eucaristía, para la fe, es un misterio de intimidad. El Señor instituyó el sacramento en el Cenáculo, rodeado por su nueva familia, los doce Apóstoles, prefiguración y anticipación de la Iglesia de todos los tiempos. Sin embargo, partiendo de esta intimidad, que es don personalísimo del Señor, la fuerza del sacramento de la Eucaristía va más allá de las paredes de nuestras iglesias. En este sacramento el Señor está siempre en camino hacia el mundo. Este aspecto universal de la presencia eucarística se aprecia en la procesión de nuestra fiesta. Llevamos a Cristo, presente en la figura del pan, por las calles de nuestra ciudad. Encomendamos estas calles, estas casas, nuestra vida diaria, a su bondad. Que nuestras calles sean calles de Jesús. Que nuestras casas sean casas para él y con él. Que nuestra vida de cada día esté impregnada de su presencia. Con este gesto, ponemos ante sus ojos los sufrimientos de los enfermos, la soledad de los jóvenes y los ancianos, las tentaciones, los miedos, toda nuestra vida. La procesión quiere ser una gran bendición pública para nuestra ciudad:  Cristo es, en persona, la bendición divina para el mundo. Que su bendición descienda sobre todos nosotros.

BENEDICTO XVI

 

Oración Colecta: Señor Jesucristo, que en este admirable sacramento nos dejaste el memorial de tu Pasión, concédenos venerar de tal manera los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que podamos experimentar siempre en nosotros los frutos de tu redención. Tú que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo y eres Dios por los siglos de los siglos.

 

Del libro del Génesis 14,18-20

En aquellos días: Melquisedec, rey de Salem, que era sacerdote de Dios, el Altísimo, hizo traer pan y vino, y bendijo a Abram, diciendo: “¡Bendito sea Abram de parte de Dios, el Altísimo, creador del cielo y de la tierra! ¡Bendito sea Dios, el Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos!” Y Abram le dio el diezmo de todo.

 

Gradual

Los ojos de todos de están esperando, Señor: y tu les das comida a su tiempo. Abres tu la mano y sacias a todo viviente de bendiciones. Sal 144,15-16

 

De la 1a carta a los corintios 11,23-26

Hermanos: Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan, dio gracias, lo partió y dijo: “Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía”. De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: “Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memora mía”. Y así, siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que Él vuelva.

 

Evangelio según san Lucas 9,11b-17

Jesús habló a la multitud acerca del Reino de Dios y devolvió la salud a los que tenían necesidad de ser sanados. Al caer la tarde, se acercaron los Doce y le dijeron: “Despide a la multitud, para que vayan a los pueblos y caseríos de los alrededores en busca de albergue y alimento, porque estamos en un lugar desierto”. Él les respondió: “Denles de comer ustedes mismos”. Pero ellos dijeron: “No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta gente”. Porque eran alrededor de cinco mil hombres. Entonces Jesús les dijo a sus discípulos: “Háganlos sentar en grupos de alrededor de cincuenta personas”. Y ellos hicieron sentar a todos. Jesús tomó los cinco panes y los dos pescados y, levantando los ojos al cielo, pronunció sobre ellos la bendición, los partió y los fue entregando a sus discípulos para que se los sirvieran a la multitud. Todos comieron hasta saciarse y con lo que sobró se llenaron doce canastas.

En el pasaje evangélico que se acaba de proclamar, san Lucas, narrándonos el milagro de la multiplicación de los cinco panes y dos peces con los que Jesús sació a la muchedumbre «en un lugar desierto», concluye diciendo:  «Comieron todos hasta saciarse (cf. Lc 9, 11-17).

En primer lugar, quiero subrayar la palabra «todos». En efecto, el Señor desea que todos los seres humanos se alimenten de la Eucaristía, porque la Eucaristía es para todos. Si en el Jueves santo se pone de relieve la estrecha relación que existe entre la última Cena y el misterio de la muerte de Jesús en la cruz, hoy, fiesta del Corpus Christi, con la procesión y la adoración común de la Eucaristía se llama la atención hacia el hecho de que Cristo se inmoló por la humanidad entera. Su paso por las casas y las calles de nuestra ciudad será para sus habitantes un ofrecimiento de alegría, de vida inmortal, de paz y de amor.

En el pasaje evangélico salta a la vista un segundo elemento:  el milagro realizado por el Señor contiene una invitación explícita a cada uno para dar su contribución. Los cinco panes y dos peces indican nuestra aportación, pobre pero necesaria, que él transforma en don de amor para todos. «Cristo —escribí en la citada exhortación postsinodal— sigue exhortando también hoy a sus discípulos a comprometerse en primera persona» (n. 88). Por consiguiente, la Eucaristía es una llamada a la santidad y a la entrega de sí a los hermanos, pues «la vocación de cada uno de nosotros consiste en ser, junto con Jesús, pan partido para la vida del mundo» (ib.).

BENEDICTO XVI

 

 

«Tomad, comed… Bebed de ella todos» (Mt 26, 26 s).

No se puede «comer» al Resucitado, presente en la figura del pan,

como un simple pedazo de pan.

Comer este pan es comulgar,

es entrar en comunión con la persona del Señor vivo.

Esta comunión, este acto de «comer»,

es realmente un encuentro entre dos personas,

es dejarse penetrar por la vida de Aquel que es

el Señor, de Aquel que es mi Creador y Redentor.

LA FINALIDAD DE ESTA COMUNIÓN, DE ESTE COMER,

ES LA ASIMILACIÓN DE MI VIDA A LA SUYA,

MI TRANSFORMACIÓN Y CONFIGURACIÓN

CON AQUEL QUE ES AMOR VIVO.

POR ESO, ESTA COMUNIÓN

IMPLICA LA ADORACIÓN,

IMPLICA LA VOLUNTAD DE SEGUIR A CRISTO,

DE SEGUIR A AQUEL QUE VA DELANTE DE NOSOTROS. POR TANTO, ADORACIÓN Y PROCESIÓN

FORMAN PARTE DE UN ÚNICO GESTO DE COMUNIÓN; RESPONDEN A SU MANDATO:  «TOMAD Y COMED».

Benedicto XVI

 

Share the Post