Claustro

Claustro de la Abadía de Santa Escolástica

El claustro constituye el centro del Monasterio. En torno a él convergen todos los demás lugares regulares de la Comunidad. Con la pureza de sus líneas románicas, la solidez de sus muros y sus armoniosas bóvedas, ofrece el clima y el espacio de recogimiento propicio para el desarrollo cotidiano de la vida monástica.

Rosal en el Claustro de la Abadía de Santa Escolástica

Por él avanzan las procesiones litúrgicas, se comunican las dependencias y circula todo el movimiento de la casa. El silencio que lo invade solo se interrumpe en los momentos de recreo en los cuales sus galerías y su florido jardín al que corona una fuente cobran un aspecto hogareño.

Campanario de la Iglesia Abacial Regina Pacis visto desde el claustro

Desde el claustro se accede al Coro, a la Biblioteca, al Refectorio, a los Talleres, a la cocina y a las celdas. Una de sus esquinas alberga la antigua imagen de la Reina de la Paz que presidía la primitiva capilla de la Fundación del Monasterio. A sus pies descansan los restos de la Fundadora y Primera Abadesa de Santa Escolástica, Madre Plácida de Oliveira.

Sus capiteles esculpidos recuerdan a las que los contemplan la primacía de la oración, la importancia de la vigilancia, los deberes del trabajo y como en una síntesis que brota de la piedra, elevan el espíritu hacia Cristo, fin de toda la vida monástica.

Arco iris visto desde el claustro de la Abadía
Vista aérea del centro del claustro
Ciprés del claustro

«Donde hemos de practicar con diligencia el arte espiritual es el claustro del monasterio
y la estabilidad en la comunidad.» (RB 4,78)