Cardenal Eduardo Francisco Pironio

Siervo de Dios

ORACIÓN

Oh Dios, Padre nuestro,
que has llamado a tu siervo Eduardo Francisco Pironio
a servir a tu Iglesia como sacerdote y obispo
confortado por la materna solicitud de la Virgen María
y lo has hecho anunciador
de la esperanza y de la cruz,
concédenos que siguiendo su ejemplo
podamos proclamar y testimoniar nuestra fe
con un corazón misericordioso y acogedor
y, por su intercesión,
danos la gracia que confiadamente te pedimos.
Por Cristo nuestro Señor. Amén.

EDUARDO FRANCISCO PIRONIO
Nacido el 3 de diciembre de 1920 en Nueve de Julio, Argentina, fue ordenado sacerdote el 5 de diciembre de 1943; fue nombrado Obispo Auxiliar de La Plata en 1964 y Obispo residencial de Mar del Plata en 1972. De 1968 a 1975 fue Secretario General y luego Presidente del CELAM. Llamado a Roma por Pablo VI como Prefecto de la Congregación para los Religiosos y los Institutos Seculares, fue creado Cardenal en 1976; en 1984 Juan Pablo II lo nombró Presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, dónde entre otras cosas se dedicó a la organización de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Murió en Roma el 5 de febrero de 1998. Está enterrado en el Santuario de Nuestra Señora de Luján, Argentina.

Se ruega a quien reciba gracias o favores informar a la Postulación de la Causa, Sede del FIAC, Via della Conciliazione, 1 – 00193 Roma (Italia)

Las vidas de los santos, ¿qué otra cosa son sino medios para llegar a la virtud? (cf. RB 73,5-6)