asperges






Rito de bendición y aspersión del agua

 

RITO DE BENDICIÓN Y ASPERSIÓN DEL AGUA

La intención profunda de la aspersión en la Misa Dominical, el día de la celebración semanal de la Pascua, es recordar a los cristianos el bautismo por el que recibieron el don de la fe. El agua, rica en simbolismo, renueva en nosotros las disposiciones para recibir la vida divina.

Guy-Marie Oury – La Messe

VIDI AQUAM

La ceremonia de la bendición y aspersión del agua bendita, puede hacerse en lugar del rito penitencial al principio de la misa. Durante el tiempo de pascua se subraya su significación bautismal. Hay una oración especial de bendición que concluye así: «Que esta agua nos recuerde el bautismo y participemos del gozo de todos los que han sido bautizados por pascua». Una vez bendecida el agua, el celebrante puede ir por la iglesia aspergiendo al pueblo con este sacramental. Mientras tanto, se puede cantar un canto apropiado. Nada mejor que el tradicional Vidi aquam. «Vi que manaba agua del lado derecho del templo. Aleluya. Y habrá vida dondequiera que llegue la corriente y cantarán: Aleluya, aleluya» (cf Ez 47,1-2.9). Jesús comparó su propio cuerpo con un templo (cf Jn 2,19-22); y del costado traspasado de ese templo brotó sangre y agua (Jn 19,24), simbolizando la redención y, según los padres de la Iglesia, los sacramentos del bautismo y la eucaristía. En las representaciones de Cristo crucificado, la herida aparece a la derecha del cuerpo, aunque el corazón está a la izquierda. Esto muestra la influencia de la Escritura y la liturgia en el arte cristiano. La idea latente es que el cuerpo de Cristo es el verdadero templo y que en su pasión cumple la profecía de Ezequiel.

Pascua, fiestas del Señor – Vincent Ryan

Share the Post